Para poder completar la agenda se ruega que enviéis un correo a la siguiente dirección con vuestro nombre completo.

costalerosfavoresymisericordia@yahoo.es

viernes, 6 de noviembre de 2009

LOS ENSAYOS EN EL CAMPO DEL PRÍNCIPE


foto extraida de la II Maratón fotográfica Ciudad de Granada organizada por IDEAL
A algunos les parecerá mentira, pero antes los ensayos eran en el Campo del Príncipe, y las noches de los viernes y los sábados. Por aquellos entonces el Campo no tenía tantos problemas de aparcamiento ni de tanta masificación. Y no creerse que se hacían los ensayos con muchas dificultades. Estábamos más tranquilos y con menos coches que hoy lo podemos hacer en las inmediaciones de Los Carmenes. Hay que destacar que tampoco existía ninguna discoteca y los bares: los Altramuces (en su antigua ubicación de la entrada de la C/ Huete), José María, Rossini, Franco, Martinetes, El Amparo, Cristóbal y el Faquilla, eran regentados la mayoría por gente del barrio. Y el Hospital Militar, todavía era militar.


Después de la igualá y con la ropa puesta, se escuchaba aquella contraseña que abría la puerta de la Capilla cuando no estaba arreglada: “una, dos y tres…buuuuum”. Todos empujando y a pedirle a Dios que no se atrancara la dichosa puerta. Todo ello ante la atenta mirada de Antonio Castellón que hacía guardia entre las cortinas de las ventanas de su casa, como centinela que guarda el orden. Sonaba el martillo y como un ritual sagrado se oía al capataz que decía: “Lópeeeez….” y rompía el silencio de aquellas noches de invierno. Era escuchar al López y ya estaba uno apretando, como si en verdad hiciera algo. Sacábamos aquella parihuela pintada de marrón, con la que se montaba el Corpus, o algún año incluso se utilizaron para ensayar los pasos de salida con faldones, candelabros del Cristo y hasta el palio de la Virgen y todo. Recuerdo un año de pereza total que utilizamos como simuladores de peso unos cubos de plástico que tenía la Hermandad para las flores, llenos de piedras grandes de la cuesta de al lado de la capilla, que una vez se volcaron viniendo a caer sobre la cabeza de alguno de los Ferrer, sin consecuencias graves. Como venimos recordando en distintas entradas del blog, los tiempos eran muy distintos.

Se le daban una o dos vueltas al Campo, incluso por la acera de los bares. En el casset de coche, instalado ex profeso, sonaba el último disco de la Agrupación Musical del Despojado de Sevilla, nuestra banda de cabecera, no obstante en el disco de 1988 grabaron la marcha Cristo de los Favores, que se estrenó en las Catalinas en Marzo de 1987. Pero al disco que me refiero que se oía en el casset, era el primero de ellos, el de las marchas Pregonero, Cristo de la Sed, etc…. Sonaba con un eco profundo en el silencio de aquellas noches del Campo, mientras que a compás se oía el racheo de zapatillas en un andar sublime. En el palio sonaban las que siempre nos han gustado, Estrella Sublime, Aguas, Pasan los Campanilleros, Pasa la Macarena, Esperanza Macarena y una por aquellos entonces recién estrenada Hermanos Costaleros. Mientras crujía la madera vieja de aquella parihuela hecha con los troncos de 10 pinos de 30 años que tenía la Virgen y que desprendía un olor a madera de dicho árbol, que aún hoy me evoca al acordarme de aquellos años. Después otro “alarde” de poderío cuesta arriba y hasta la semana que viene. Contábamos los minutos para que llegara el sábado siguiente y volver a ensayar en el Campo del Príncipe.

10 comentarios:

  1. Mis recuerdos van algo más atrás. Posiblemente por que "yo si estaba y tú no".
    Recuerdo más de dos ensayos a la semana. Incluso haciamos un ensayo genera, con el que finalizabamos todos los ensayos, que nos llevaba por el recorrido que la hermandad realizaba en estación de penitencie ese año. Este ensayo general lo hicimos durante varios años.
    Es cierto que los recorridos eran dar vueltas al Campo del Principe, pero en alguna ocasión tambien recorriamos las calles del barrio e incluso llegamos a subir la cuesta en dirección al Hotel Palace.
    No siempre que hicimos los ensayos en el barrio, salimos de nuestra capilla. Un año, no recuerdo cual fué exactamente, las monjas Comendadoras de Santiago nos dejaron el patio que dá a la Calle Seco de Lucena y en este hicimos los ensayos aquel año.
    Aquellos eran tiempos de piques entre los costaleros, por ver quién era el que más ensayos hacia para llevarse el premio aquel año, que luego se entregaría en la cena de costaleros. Entonces se llevaban las horas e incluso los minutos de los ensayos. Estos, los minutos, decidieron en alguna ocasión el ganador de aquel año. Que se lo pregunten a Agustín y a Juande.

    Eran tiempos muy emotivos.

    Fdo. LOPEZ

    ResponderEliminar
  2. Querido López, yo no estaba y tu tampoco has leido bien. El título de la entrada son los ensayos en el Campo, no los ensayos en general. Y por otro lado yo si hice ensayos generales, jeje.
    Ah! yo no estaba, pero el año que se ensayó en las Comendadoras fue el de la Semana Santa de 1983.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo si estaba en esos primeros años y a lo que Lopez dice es cierto, se ensayaba mas de dos veces por semana, se llegaban a tener cincuenta y tanta oras de ensayo y en la cena de costaleros se premiaba a la costancia, yo lo puedo decir pues porque un año me falto un ensayo para llevarme la placa debido a que estaba con fiebre ese dia y mi vecino Juande que lo quiero como si fuera mi hermano tenia las mismas horas que yo y me convencio para que no fuera a ese ensayo ya que me podia poner peor y asi fue como perdi esa dichosa placa. Hoy en dia quizas me hubiese llavado alguna pues quiero recordar que solo he faltado dos o tres ensayos a lo sumo en todos estos 30 años.

    Fdo. Agustin

    ResponderEliminar
  4. Pues yo también estaba, y el año 83 me quedé sin premio a la constacia, porque falleció mi abuelo,y no fuí a ese ensayo, no tuvieron el detalle de dármela, como venía del Zaidin, sería por eso.

    ResponderEliminar
  5. Jose Morales6/11/09 6:59 p. m.

    Habia semanas en la que ensayabamos hasta 3 veces si no recuerdo mal una semana se ensayaba martes y jueves y otra lunes ,miercoles y viernes.
    Como dice Agustín las horas de ensayo rondaban sobre las cicuenta y al final de los ensayos nos lo daban por escrito en una tarjeta
    PD: yo si tengo es premio y tampoco vivia en el barrio

    ResponderEliminar
  6. Pero vamos a ver. ¿Es que no me conoceis?. El principio de mi entrada es para picar un poco.
    Lo que yo si quiero es que la gente entre y comente sus recuerdos de aquellos años en los que "no estabais" y ensayabamos en el Campo del Principe.
    Recordias aquel año que un coche bajaba por la cuesta desde los Alamillos y al llegar a la placeta en vez de bajar por la cuesta se hechó por los escalones. Que rapidez la nuestra para cogerlo y que no se volcara. La gente no sabe que los únicos que sabemos subir y bajar rampas de escalones somos nosotros, los Costaleros de los Favores.

    Fdo. LOPEZ.

    ResponderEliminar
  7. Por cierto Agus, que malvado fué mi hermano aconsejándote. Recuerdo aquel día y no se me olvidará cuando llegamos a tu casa y mi hermano te dijo aquello de "Agus, como estás. Yo en tu lugar no iba al ensayo. Vayamos a que te pongas peor".

    Fdo. LOPEZ.

    ResponderEliminar
  8. Es cierto Morales.
    Llegabamos ha ensayar lunes, miércoles y viernes y la otra semana martes y jueves.

    Fdo. LOPEZ.

    ResponderEliminar
  9. Recuerdo cuando llegue echo un niño(año 80-81),y cuando acababamos los ensayos Pepe carvajal me llevaba a mi casa para que no me fuera solo,!que buenos años!.
    El prioste.

    ResponderEliminar
  10. Que buenos recuerdos del 80-81, ¿eh prioste? Ya con el timepo no recuerdo si fuiste tu o el Manolo Aguilar el que le quería pegar fuego al Cristo, jajaja. A mi Pepe me llevaba en el 850 que tenía y me dejaba en la puerta de mi casa. Pero me estuvo llevando años a la puerta de mi casa. Luego con el 127 y hasta con el Renault 19. Vamos que tenía 20 año y Pepe me seguía llevando a mi casa

    ResponderEliminar